Favier Dubois & Spagnolo

PANORAMA DEL DERECHO COMERCIAL EN EL NUEVO CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACION.

Por Eduardo M. Favier Dubois (h)(1)

1-Introducción

El Código de Comercio argentino, aprobado por leyes 15 y 2637, ha sido expresamente derogado por la ley 26.994, que sanciona al nuevo Código Civil y Comercial de la Nación y reforma a la Ley de Sociedades, con vigencia ha partir del 1º de Enero de 2016 (art. 4º). El nuevo Código Civil y Comercial de la Nación incorpora algunas de las materias comerciales y da un tratamiento unificado a las obligaciones y a los contratos. Es así que regula a la contabilidad, a la rendición de cuentas, a la representación, a los contratos comerciales típicos, a las reglas de interpretación y al valor de los usos y costumbres en forma similar a cómo lo hacía el Código de Comercio derogado, Además, incorpora a los contratos comerciales atípicos y a los contratos bancarios, introduce reglas generales en materia de títulos de crédito y regula el contrato de “arbitraje” y los contratos “de consumo”. El nuevo Codigo no deroga a las leyes comerciales que remplazaron a los libros tercero y cuarto del código de comercio, como son la ley de Navegación y la ley de Concursos y Quiebras, y también mantiene vigentes a todas las leyes “incorporadas” y “complementarias” del código derogado (ver infra).
Por su parte, el Registro Público de Comercio pasa a denominarse “Registro Público” a secas, y nada se regula específicamente sobre actos inscribibles, procedimientos y efectos de las registraciones. En cuanto a las sociedades, la ley deroga a las sociedades “civiles” y modifica a la ley 19.550, cuyo nombre ahora será de “ley general de sociedades”, pasando a los “contratos asociativos” al texto del código civil. Vale decir que desaparecen los conceptos de “comerciante”, de “acto de comercio”, de “contrato comercial” y de “sociedad comercial”.  ¿Significa ésto la desaparición del Derecho Comercial como tal? Por supuesto que no. Al respecto recordemos que el derecho comercial es una categoría histórica, aparecida en Occidente a fines de la Edad Media, que implica la aplicación de una ley especial, diferente a la ley ordinaria o civil, a ciertas personas y bajo ciertas situaciones. Para ello el derecho comercial está integrado por dos clases de normas: las “delimitativas” y las “prescriptivas”. Las normas “delimitativas” son las que disponen en qué casos se aplica la ley comercial, o sea describen los presupuestos de hecho o de derecho para la aplicación de dicha ley pero sin establecer sus consecuencias. O sea informan “cuando” se aplica la ley comercial. Son ejemplos de ellas las calificaciones como “actos de comercio”, “comerciante”, “sociedad comercial” y los presupuestos descriptos por el código de comercio derogado para aplicar la ley comercial a ciertos contratos civiles.
Por su lado, las normas “prescriptivas” son las que disponen cuáles son las consecuencias de aplicar la ley comercial, las que fundamentalmente consisten en: a) la aplicación de reglas nuevas o distintas a las civiles (que buscan dar seguridad y celeridad a los negocios y reducir los riegos); b) la competencia de los tribunales comerciales (que busca la especialización); y c) la atribución de la calidad de comerciante a sujetos que realizan en forma habitual ciertos “actos de comercio” (conceptualmente actos de “interposición en los cambios”), para imponerles exigencias en materia de identificación, capacidad y publicidad (registro mercantil), información general (contabilidad legal) e información específica (rendición de cuentas), como así para someterlos a un régimen de presupuestos especiales para el concurso preventivo (exigencias contables) y responsabilidades agravadas. Como veremos seguidamente, si bien en el nuevo Código aparentemente se habrían unificado a los sujetos, a las obligaciones y a los contratos, en la realidad subsite un régimen diferenciado que implica la vigencia actual del Derecho Comercial bajo otras pautas y, en algunas áreas, con mayor fortaleza.  Seguir leyendo →

La «Autonomía» y Los Contenidos del Derecho Comercial a Partir del Nuevo Código Unificado.

diciembre 17, 2014Trabajos de Doctrina0
Por Eduardo M. Favier Dubois (h)

El nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, no obstante su denominación, ningún capítulo destina a la materia “comercial”, ni hace referencia alguna al “acto de comercio”, ni al “comerciante”, ni a las “obligaciones de los comerciantes”, ni a los “agentes auxiliares de comercio”, ni a las “sociedades comerciales”, ni tampoco a la “jurisdicción mercantil”. No obstante, en tanto pone en cabeza de ciertos sujetos privados (empresarios, cuasi-empresarios, agentes auxiliares, sociedades y demás personas jurídicas privadas) ciertas obligaciones especiales (contabilidad y registro), la materia comercial se mantiene diferenciada e, inclusive, se expande al brindarse, en materia de obligaciones y contratos, soluciones mercantiles a cuestiones antes civiles (representación, rendición de cuentas, contratos unificados, etc). Ello, unido al mantenimiento de toda la legislación comercial no incorporada materialmente al Código de Comercio derogado, determinan el mantenimiento de las autonomías “científica”, “docente” y “legislativa” del Derecho Comercial, sin que exista impedimento normativo para la continuación de la autonomía “jurisdiccional”.

Trabajo en PDF:  Descargar

Impactos sobre la actividad empresaria del nuevo codigo civil

octubre 30, 2014Sociedades0
Columna de Opinión: Dr. Eduardo Favier Dubois.-

El nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, aprobado recientemente por ley 26.994, ha despertado cuestionamientos vinculados a su trámite parlamentario, y a sus soluciones en materia de los derechos de “igualación” y de bioética, entre otros.

Más allá de eso, en lo que se refiere a las actividades empresariales, su impacto es marcadamente positivo, tal como resulta de la siguiente enumeración:

-Favorece la radicación y actuación de las empresas extranjeras y multinacionales al permitirles contar en el país con una subsidiaria totalmente integrada mediante la nueva figura de la “Sociedad Anónima Unipersonal”, lo que elimina el “riesgo de agencia” (deslealtad del otro socio).

-Permite la descentralización operativa y patrimonial de empresas locales de cierta magnitud al posibilitarles constituir una o más “sociedades anónimas unipersonales” a condición de cumplir ciertos requisitos (pluralidad de directores, de síndicos y fiscalización estatal permanente). Seguir leyendo →

Cuál será el impacto del nuevo Código Civil en las empresas familiares

octubre 30, 2014Empresa Familiar0

La flamante normativa habilita los “pactos de herencia futura”, que permitirá la mejor programación de la sucesión en la propiedad de la compañía. Ganará espacio la resolución de conflictos a través del arbitraje, que también es regulado por este cuerpo legal.

Las empresas familiares son aquellas conformadas y gestionadas por padres, hijos, nietos y hermanos, entre otros miembros del núcleo familiar, que en muchos casos, sobreviven generación tras generación.
Es decir, estas organizaciones son “el medio de vida” de sus integrantes que se encuentran relacionados por vínculos de parentesco y, usualmente, ocupan cargos jerárquicos o puestos claves dentro de la compañía.
En este contexto, el nuevo Código Civil y Comercial prevé una serie de modificaciones importantes para estas organizaciones. Y esto es así, principalmente, porque esta institución no se encuentra regulada. Seguir leyendo →

Marcas, ¿por qué registrarlas?

Por la Dra, Pamela Echeverria. - Experta en derechos de propiedad intelectual.

Las marcas son todo signo con capacidad distintiva que permite diferenciar los productos o servicios entre las distintas empresas en el mercado. Para ser titular y proteger las mismas, el registro es indispensable.

No solo porque a través del mismo se adquiere su titularidad, sino porque además, nos otorgará herramientas eficaces para defenderla ante el uso indebido de personas no autorizadas.

Para comenzar en la elección de nuestra marca tenemos que tener en claro lo principal: que puede registrarse como marca?

Así, en Argentina puede registrarse como marca:

  • una o más palabras con o sin contenido conceptual;
  • los dibujos;
  • los emblemas;
  • los monogramas;
  • los grabados;
  • los estampados;
  • las combinaciones de colores aplicadas en un lugar determinado de los productos o de los envases
  • los envoltorios; los envases,
  • las combinaciones de letras y números;
  • las frases publicitarias;
  • los relieves con capacidad distintiva;
  • las letras y números por su dibujo especial;
  • Los nombres de personas o seudónimos
  • Formas de los edificios
  • Los olores
  • Signos sonoros
  • los sellos;
  • las bandas; las imágenes; y todo otro signo con capacidad distintiva

Una vez que hemos definido la marca a través de la cual comercializaremos nuestros productos o servicios, debemos seguir con el siguiente paso ineludible: su registro.

Seguir leyendo →

Las medidas cautelares en el concurso preventivo para asegurar la continuidad de la empresa

septiembre 30, 2014Concursos y Quiebras0
Por Eduardo M. Favier Dubois (h) y Lucia Spagnolo

1.- INTRODUCCIÓN: LAS FINALIDADES DEL CONCURSO PREVENTIVO.

La presentación concursal conlleva la necesidad, para que puedan lograrse los fines del instituto al cual se recurre, de preservar la actividad empresarial con la mayor normalidad que sea razonablemente posible dentro de las especiales circunstancias que todo concurso preventivo supone.

El logro de ese objetivo central se alinea a tutelar una pluralidad de intereses: de los acreedores en cuanto a la factibilidad de ofrecer a ellos la más adecuada propuesta de acuerdo preventivo que pueda lograrse y que sea realmente cumplible; de los trabajadores –factor de especial atención en el contexto general y sectorial – por la necesidad de intentar optimizar en la mayor medida la conservación de su fuente de trabajo; del fisco nacional, provincial y municipal y de la comunidad misma en general, dentro del ámbito territorial de la actuación de la empresa, por los intereses que respectivamente le son propios, a saber, la renta fiscal y la provisión en el mercado de los bienes y servicios que comercializa la sociedad; de la sociedad misma, sus accionistas y directivos, por cuanto se trata, sin que se requieran mayores concreciones, de sostenerlos en el goce de sus derechos de propiedad, asociarse con fines útiles (que presupone el mantenimiento de tal asociación) y comerciar y ejercer industria lícita, todos de raigambre constitucional.

  Seguir leyendo →

Los negocios de la moda, su importancia y la necesidad de protección legal

agosto 18, 2014Trabajos de Doctrina2
“Los negocios de la moda, su importancia y la necesidad de protección legal”.
Por LUCIA SPAGNOLO.

La moda y su evolución:

La moda según define Wikipedia, proviene (del francés mode y este del latín, modus, modo o medida). En su sentido amplio es una elección, o  un mecanismo regulador de elecciones, realizadas en función de criterios subjetivos asociados al gusto colectivo.

Sin perjuicio de la indumentaria, ropa, se refiere a las costumbres que marcan alguna época o lugar específico, en especial, aquellas relacionadas con el vestir.

Pero refiriéndonos a nuestro tema específico y de allí que viene muy bien esta acepción, la moda como tal es todo lo que nos rodea y que llamamos de alguna forma Globalización, estamos rodeados de moda, ya sea unicamente hablando de ropa o todo lo que implica desde costumbres hasta actitudes.

Con el correr del conocimiento en el asesoramiento podemos tomar varios ejemplos de cuáles son las vicisitudes de una sociedad en la que la moda tiene incidencia trascendental en la actividad floreciente o decreciente en un país, sociedad región.

Históricamente los grandes movimientos de cambios de pensamientos sociales, fueron reflejados previamente a través de la moda.

Los casos son innumerables. A modo de ejemplo el estilo Rococó originario de Francia del siglo XIX, reflejaba en aquél entonces la frivolidad y el exceso, resaltando el placer personal, implicó también en contraposición el deseo de volver a la naturaleza.

Y más aún la Revolución Francesa de 1789 modernizó muchos aspectos de la sociedad y ocasionó un claro cambio en la indumentaria: del decorativo rococó a los vestidos más sencillos del neoclasicismo. Este cambio radical en el vestir, fenómeno único en la historia de la moda, es un reflejo de los grandes altibajos que los valores sociales experimentaron en esa época. (Colección del Instituto de Indumentaria de Kioto; Una Historia desde el Siglo XVIII al Siglo XX. Tomo I. pág. 8, Editorial Thaschen 2012).-

El absolutismo y despotismo y sometimiento del individuo, de la época descripta, del individualismo en extremo, se pasó a valores sociales que convergían con los valores de libertad y fraternidad. La propiedad y la economía usufructuada por algunos dió lugar a la revolución y con ella el comienzo de una nueva etapa histórica, reflejada en la indumentaria.

Otro ejemplo lo observamos es el caso de la sociedad, Sudafricana zona de Oustried, que a fines del siglo XIX  se convirtió en una zona rentable debido a la cría de avestruz, que la zona prominente detentaba, y cuyas plumas eran codiciadas como indumentaria para las altas clases europeas.

Esas ciudades pobladas de avestruces, pasaron en menos de cincuenta años, (1870 a 1915) de sociedades prominentes, y ricas, a desaparecer de la economía regional.

Por diversas circunstancias, matanza indiscriminada, y con ello el alzamiento de los grupos protectores de animales, como así también la aparición de rodados, lo que hacía que las mujeres les imposibilitaba el ingreso a ellos debido el exuberante plumaje de sus sombreros.-

En el siglo XX, pudo verse indudablemente la valoración y exaltación de los derechos de las mujeres a través de los cambios sustanciales de sus vestimentas. Luego de la primer guerra mundial, la incorporación de indumentaria masculina como el uso de pantalones, pañuelos en el cuello, camisas, inimaginables en el siglo anterior.

O la exhibición de sus piernas en la década del cincuenta, a través de la famosa minifalda que ha quedado hasta nuestros días.-

Y en cuanto a los cambios en la elaboración de las prendas, hemos pasado del arte de construir un modelo a mano con personal propio del emprendedor, a la implementación del elaboró un sistema de organización racional del trabajo, ampliamente expuesto en su obra Principles of Scientific Management (1911), en un planteamiento integral que luego fue conocido como “taylorismo”. Se basa en la aplicación de métodos científicos de orientación positivista y mecanicista al estudio de la relación entre el obrero y las técnicas modernas de producción industrial, con el fin de maximizar la eficiencia de la mano de obra, máquinas y herramientas, mediante la división sistemática de las tareas, la organización racional del trabajo en sus secuencias y procesos, y el cronometraje de las operaciones, más un sistema de motivación mediante el pago de primas al rendimiento, suprimiendo toda improvisación en la actividad industrial.

Que hizo este sistema: bajo sustancialmente los costos, dado que se reducían los salarios y comenzó a caer la mano de obra calificada. Este sistema si bien en los países más desarrollados se inició fines del siglo XIX en Sudamérica comenzó a propagarse a fines de la década del cincuenta. Ahora bien

Este sistema conllevó entre otros problemas a traslucir el  monopolio del conocimiento, interés en que ese conocimiento no trascienda para así lograr mantener aquél régimen.

Y de ese sistema, en la industria de la moda, hoy el mundo refleja no digo en todos los industriales pero en mucho de ellos a la tercerización tallerista esclavista. Y en particular con personas indocumentadas que ingresan al país en forma ilegal y trabajan mediante el sistema de cama caliente, horas sin descanso alguno en lugares inhóspitos por salarios irrisorios.-

Este sistema es global no solo sucede en nuestra región, sino en el mundo, las grandes marcas desentendidas de las contrataciones directas, aprovechan la dificultad de comprobación de los abusos personales que desatan, desde talleres clandestinos hasta en buques movibles por todo el mundo con infinidad de trabajadores que no tienen más opción que trabajar infinidad de  horas en la confección de prendas, con un concepto de supervivencia pura.

El contexto actual en la Industria, en el mundo. No todo está perdido.-

La riqueza y el movimiento económico generado por la industria de la moda, se visualiza fundamentalmente en los estratos sociales lujosos. Así puede notarse una presencia importantísima fundamentalmente en empresas familiares en ese mercado. Tal es el caso de LVMH PPR, HERMES, O Salvatore Ferragamo, Prada, Sara, entre otras. Esto se genera debido a la reputación de la marca, siendo un elemento esencial en la industria de lujo.-

En contraposición a ello también podemos resaltar que la globalización está dando muestras de incertidumbre al respecto, ya que la tecnología, el consumo desmedido y la tendencia del vale todo, en palabras de la socióloga Susana Sulquin, (entrevista infobae 27.06.2013 on-line por Maríana Gándara)  hacen a que el escenario del fashion, haya cambiado.

Y en qué sentido el cambio es importante. Por una parte la moda de lujo de altísimo poder adquisitivo, incorpora a creativos del arte a productos de consumo masivo pero limitado a un sector social. Tal es el caso de Damien Hirsch, Takamas Muricana, Nico Constantini, quienes son contratados por marcas de lujo para diseños de autor.

Y por otro lado se imponen los diseños de perdurabilidad para determinada necesidad, tales como los deportes, la ropa casual, las industrias del sector dedicadas brindar a los consumidores diseños realizados con géneros inteligentes.-

Podemos también recalcar que en la actualidad el movimiento existe un movimiento ecologista que podríamos llamar moda ética y sustentable, mediante el cual con texturas orgánicas, se pretende elaborar prendas que perduren en el tiempo, contribuyendo de esta manera a reducir los daños que se generan en el medio ambiente.-

La situación particular en nuestro País.

En la investigación realizada por Paula Miguel, (Emprendedores de diseño; Aportes para una sociología de la moda, Editorial Eudeba, pág. 60, Buenos Aires, Agosto de 2013), nos resalta la incidencia de la manufactura textil y de la confección dentro de la industria argentina, tanto en términos de valor agregado como de puestos de trabajo.

Indica que después de la elaboración de alimentos y bebidas un rubro que representa el 25% del valor total de la producción nacional, los sectores de producción textil, confección de prendas y calzado se ubican conjuntamente al nivel de las industrias petroquímica y automotriz, cuyos porcentajes oscilan entre un 8% y un 10% del total de la producción nacional.

Claramente el diseño y el marketing, tal como señala Paula Miguel dan idea de un producto diferenciado, dando origen a un crecimiento sin límites. La imagen, la marca, y la publicidad, y la calidad del producto permite a empresas sostener productos diferenciados priorizando su venta en ciertos canales específicos, para mantener el valor de la marca.

La fabricación de productos textiles y de prendas de vestir emplean en conjunto, al 9,5% de las personas que trabajan en la industria (5,5% y 4%, respectivamente). Si se toman en consideración también los sectores del cuero y calzado, ese porcentaje trepa a más del 13%. Tomado en su conjunto, el Valor Agregado Bruto del sector representa un 8,35% del Valor Agregado Bruto total del país (4% para textiles, 2,2% para prendas, y 2% cuero y calzado).

Los números hablan por sí solos. Como esta industria genera riqueza a través de la creatividad y en particular con algunos beneplácitos en el buen sentido de la palabra del Estado sea provincial, municipal o Nacional.

Veamos.

La volatilidad y conversión de la industria que pasa a una baja significativa en la década de los noventa, motivada por la falta de adaptabilidad de las empresas de la indumentaria, debido a que los consumidores buscaban en grandes cadenas productos diversos, como así también la reconversión del mercado local con empresarios nacionales que fueron adquiridos por empresas extranjeras que los gustos de los consumidores, coadyudado por el ingreso indiscriminado de productos importados.

Y como contraposición a dicha década surge desde fines de la misma, la implosión de la industria en el sector de diseño de autor.

Así un estudio de la fundación Pro Tejer, en el año 2007, en la recuperación y crecimiento de la industria textil y de indumentaria, se pueden señalar tres etapas:

2002/3: el estímulo de tipo de cambio más competitivo y la mejora en niveles de rentabilidad, se inicia un proceso de acondicionamiento y reactivación de las instalaciones productivas, elevándose el nivel de actividad a un 67%.-

2004 hasta el primer semestre de 2007: con la estabilización relativa del tipo de cambio y el paulatino incremento de los costos, los niveles de rentabilidad comenzaron a estancarse y las empresas dependen de la capacidad de generar un aumento en su volumen de ventas.

A partir del segundo semestre de 2007 en adelante el comportamiento de las diferentes ramas productivas comenzó a ser más irregular, señalándose que a partir del 2004, a partir de la reinversión de utilidades generadas en los períodos anteriores empezó un proceso de desarrollo de inversiones en ampliación y modernización de la estructura productiva.

Se generó en este período 149 mil puestos de trabajo directos. Cada millón de pesos invertido se generó cerca de ochenta puestos de trabajo: (ver Paula Miguel, pag. 81)

Y por último queda señalar un altísimo nivel de exportación en este período llegándose a un incremento del 56%, con un claro aumento del valor agregado en la producción.

Nuestras propuestas:

Como corolario de lo expuesto, sostengo la importancia de apoyar:

a) las políticas públicas, como la del GCBA,  que promueven redes de relaciones de contactos y hacen a la difusión del diseño a partir de redes de relaciones de contactos y hacen a la difusión del diseño a partir de distintas acciones de gobierno,

b) las acciones de iniciativas privadas, que con un enfoque empresarial fortalecen relaciones comerciales y brindan escenarios y locales para mostrar la producción de diseño, a la vez que instalan algunos premios como instancias de legitimación, y

c) la acción de la prensa especializada  que cumple un papel central a la hora de vincular esta producción específica con el público amplio, y contribuir así a ampliar la clientela y la circulación del diseño como concepto , en una suerte de rol pedagógico, construyendo un relato para explicar de qué se trata el diseño de indumentaria profesionalizado.

En particular, y como abogada, vengo sosteniendo en charlas y algún trabajo publicado[1], que se ha detectado la necesidad de dar protección jurídica y reglas más amigables a la actividad empresarial en su conjunto y que engloba a la moda.

O sea que debemos proteger como abogados de los sectores que aglutinan a la moda, llámense, textiles, curtiembres, mineras, servicios, diseños, intangibles de todo tipo dentro de la protección en particular de la propiedad industrial e intelectual, por sobre todo debemos capacitarnos en el conocimiento del sector de manera tal de brindar un servicio con conocimiento y pericia.

Y a aquellos emprendedores que se hallan precarizado por iniciarse en la actividad brindarles oportunidades de crecimiento sostenido, de manera tal que al menos en lo jurídico, tengan los menores traspiés posibles.

En definitiva, debemos construir y fortalecer un “Derecho de la Moda” que, como nueva interdisciplina, promueva interpretaciones y nuevas normas para la tutela de la creación del diseñador y la de todas las personas que directa o indirectamente prestan servicios o se ven afectadas por esa industria.


[1] Lucía Spagnolo; “Derecho y Moda” Revista digital LWYR -on line-, 25/03/2014.

Obligación en Moneda Extranjera y Cepo Cambiario

Por: Eduardo M. Favier Dubois (H).

Se discute en la actualidad, con relación a las obligaciones contraídas en moneda extranjera, quién debe hacerse cargo de pagar la brecha entre el dólar oficial y el dólar libre, derivada del denominado “cepo cambiario”.

No existe todavía una jurisprudencia unánime y los tribunales ponen la carga de la diferencia por momentos sobre el acreedor y en otros sobre el deudor, como ocurre en el fallo comentado.

La reciente declaración de inconstitucionalidad del “cepo cambiario”, por ser contrario a la política legal del Congreso, abre la puerta para que, en cualquier caso, el afectado por la diferencia pueda accionar por responsabilidad contra el Estado.

Trabajo en PDF LA LEY. COMENTARIO AL FALLO COOPERATIVA C.MICHELICH. OBLIGACIONES EN MONEDA EXTRANJERA

FALLO en PDF FALLO COOP.DE VVDA C. MICHELIC. LA LEY

Herramientas legales para el empresario frente a la insolvencia

mayo 7, 2014Prensa0

TAPA LIBRO HERRAMIENTAS EMPRESARIO INSOLVENCIA

“HERRAMIENTAS LEGALES PARA EL EMPRESARIO FRENTE A LA INSOLVENCIA”, FAVIER DUBOIS-SPAGNOLO, ED. AD HOC, BS.AS. 2014.
PALABRAS DE PRESENTACION.

Constituye una gran satisfacción para mí poder ofrecer una nueva obra de “herramientas legales”, que sigue el camino de las oportunamente destinadas a “Síndicos Concursales”, a la “Empresa Familiar” y a los “Contadores y Estudios Profesionales”. La presente contiene herramientas legales para “Empresarios frente a la insolvencia”, las que también pueden ser útiles para los administradores de empresas, contadores, abogados y para todos aquellos que son impactados, de un modo u otro, por la insolvencia y sus efectos, como un modesto aporte a las mejores prácticas para el funcionamiento del sistema concursal. Recordemos aquí que el sistema concursal importa, en cierto sentido, un régimen legal de atribución de “poder de decisión” y de reparto de “daños” ante el fenómeno económico de la insolvencia, los que se distribuyen entre el deudor (sociedad, empresario individual o consumidor), los diversos acreedores (financieros, proveedores, laborales o fisco), terceros (co-contratantes; dependientes) y el propio Estado a través de sus órganos (juez, síndico, etc.), en proporciones que varían en cada país y en cada tiempo según sea la relevancia que se asigne en cada caso a la tutela del crédito, de la conservación de la empresa, de los trabajadores y de los intereses fiscales. Y, dentro de tal sistema, hay una categoría de personas que han recibido muy poca atención por parte de las investigaciones y obras técnicas de la materia: los empresarios, en sus diversos roles.

En primer lugar, el empresario deudor, o sea quién sufre su propia crisis económica financiera y se encuentra en camino, o ha llegado, a la insolvencia.

¿Qué pasa por la cabeza de un empresario cuando su empresa está en un grave desequilibrio financiero que la puede llevar a la insolvencia? ¿Cómo reacciona?

¿Qué piensa, más adelante, cuando descubre que pese a sus expectativas y esfuerzos la crisis es terminal y la empresa está en cesación de pagos? ¿Cómo impacta su situación sobre su familia y su entorno personal y comercial? ¿Cuáles son las decisiones empresariales y/o legales que debería adoptar en cada caso para revertir la situación, intentar recuperar la empresa, reducir los daños o preservar su patrimonio personal y familiar?

Entendemos que todos estos pensamientos y decisiones están influenciados por un especial estado emocional que, en muchos casos, impide dar los pasos adecuados, o los demoran innecesariamente, agravando la situación o conduciendo irremediablemente a la empresa hacia la quiebra.

Además, sabemos que el empresario padece un gran sufrimiento espiritual que debe ser contemplado.

A él, y a los demás administradores y funcionarios de la empresa en crisis, está dirigida en primera lugar esta obra.

En segundo término, la obra también está dirigida a aquellos empresarios que deben soportar la insolvencia ajena: de un proveedor, de un cliente, de un acreedor, de un co-contratante, de un socio, etc.

Finalmente, también la obra atiende la situación de los terceros empresarios que, actuando en un mercado determinado, pueden realizar algún “negocio concursal” en interés propio, esto es celebrar algún contrato con el ya concursado, o con el síndico de la quiebra, o realizar alguna adquisición en remate o presentarse en una licitación para quedarse con una empresa fallida.

Además, la presente obra está dirigida a todos aquellos profesionales, de las diversas disciplinas, que deben asesorar a los empresarios en cada uno de los diversos roles, y que deben aportarle elementos para que tomen las mejores decisiones.

Con todos esos fines nació la idea de elaborar y publicar este libro, cuyo objeto, como se señaló, se ordena directamente a colaborar en la “praxis” de los empresarios y de sus asesores en el difícil momento de la “verdad” donde juegan las “efectividades conducentes”: el camino de la insolvencia.

Al respecto, es una gran satisfacción contar con los aportes literarios del excelente equipo con el que vengo trabajando profesionalmente desde hace varios años, integrado, en primer lugar, por mi esposa y socia, la Dra. Lucía Spagnolo como co-autora, y por los Dres. Matias Ariel Fernandez y Juan Ignacio Recio como “colaboradores”. A ellos nuevamente gracias.

A todos nos une la preocupación por seguir aprendiendo e investigando, el trabajo en equipo, y la vocación de prestar servicios al cliente, lo que a nuestro juicio incluye la contención emocional cuando ella es necesaria, tal como ocurre en los momentos de crisis.

Es por eso que cada uno ha volcado sus propios saberes, experiencias y, también, valores, a los diversos capítulos que componen este libro, los que en algunos casos se basan en elaboraciones anteriores que han sido actualizadas y/u orientadas hacia el empresario.

Para ir concluyendo esta presentación quiero agradecer al Dr. Ruben Villela, de la Editorial Ad Hoc, quien desde el afecto y la excelencia, colabora permanentemente con mis proyectos editoriales y que ha hecho posible la aparición en tiempo y forma de esta nueva obra.

Por último, quiero dedicar este libro a los empresarios de todo el país porque, a pesar de las dificultades económicas y de los permanentes cambios del entorno, mantienen intacta su voluntad de trabajo y su compromiso con la creación, fortalecimiento y continuidad de las empresas. Y éstas son, sin lugar a dudas, fuentes de trabajo, sujetos movilizadores del crédito, usinas de creatividad y actoras del progreso social.

Tal actitud me permite mantener las esperanzas de que, mediante un esfuerzo conjunto y coordinado de todos los operadores concursales, sumado a una mayor incorporación de herramientas interdisciplinarias, podamos lograr en un breve plazo mejorar el sistema de recuperación de las empresas en crisis.

Buenos Aires, Abril de 2014.
Dr. Eduardo M. Favier Dubois (h).

La valuacion de las acciones y participaciones en las sociedades cerradas. Marco legal, clausulas contractuales y propuestas

febrero 25, 2014Sociedades0
Errepar, DSE, Nro. 316, Tomo XXVI, Marzo 2014.
Por Eduardo M. Favier Dubois (PATER) y Eduardo M. Favier Dubois (H).

La determinación del valor de las acciones o participaciones de las sociedades cerradas es un tema que genera conflictos en los casos de transferencia, derecho de preferencia, retiro de un socio, sucesión o divorcio, dado que no existe un mercado secundario con aptitud para fijar el precio, la normativa legal no es clara y los métodos técnicos a aplicar son múltiples.
En este trabajo los autores, luego de pasar revista de los diversos métodos de valuación, del marco legal vigente y de algunos modelos usuales, postulan la posibilidad legal de incorporar en los estatutos y protocolos cláusulas específicas para la determinación de los valores de las acciones y participaciones, proponiendo contenidos completos tendientes a dar seguridad a las partes involucradas y a lograr equidad en las relaciones societarias.

Trabajo en PDF:  Descargar

Pro-Bonus

Apadea
Luchemos por la vida WCCES

Vías de Contacto