Favier Dubois & Spagnolo

Blanqueo fiscal y formalización legal en las empresas familiares.

«Blanqueo Fiscal y formalización legal en las empresas familiares», publicado en Columna de Opinión de la Ley, T. 2016-F, Diario del 19-10-16, pags. 1 y 4.

“BLANQUEO FISCAL Y FORMALIZACION LEGAL EN LAS EMPRESAS FAMILIARES”

Eduardo M. Favier Dubois[1]

 

Para las empresas familiares, el sinceramiento fiscal (blanqueo) de la ley 27.260 brinda diversas oportunidades para su debida formalización interna, de modo de poder reducir sus riesgos legales[2] y aprovechar plenamente sus fortalezas, las que se señalan a continuación.

I.-Separación de los bienes y fondos personales de los sociales.

Se trata de la posibilidad de separar activos, fondos y bienes que figuran a nombre de la empresa pero que, en rigor, son de los integrantes de la familia.

Al respecto, la ley 27.260 no solo permite “declarar” bienes que figuran a nombre del contribuyente, sino también otros bienes que, siendo del contribuyente figuran a nombre de terceros (testaferros[3]), sean estos familiares o sociedades (art. 38), inclusive del exterior (art. 39).

En consecuencia se abren para las empresas familiares las siguientes oportunidades: Seguir leyendo →

El consejo de familia frente al blanqueo de la empresa familiar

septiembre 29, 2016Prensa0

EL CONSEJO DE FAMILIA FRENTE AL BLANQUEO DE LA EMPRESA FAMILIAR[1].

Frente al sinceramiento fiscal previsto por la ley 27.260 (blanqueo), la empresa familiar debe tomar importantes decisiones que exceden el día a día de los negocios.

A esos fines resulta indispensable la creación y/o puesta en funcionamiento del “Consejo de Familia”, que es un organismo de gestión de los intereses familiares en la empresa integrado por representantes de cada una de las ramas familiares y con funciones reglamentadas en el “protocolo familiar”.

Su implementación es muy necesaria en familias empresarias que han llegado a la tercera generación porque entre sus tareas están las de atender a la incorporación de las nuevas generaciones al trabajo en la empresa, procurar su capacitación, supervisar el proceso de sucesión en el liderazgo y en la propiedad de la empresa y, fundamentalmente, intervenir de inmediato en los conflictos intrafamiliares evitando su agravamiento.

En el caso del blanqueo fiscal, la función del Consejo de Familia será la de iniciar un proceso integrado por diversos pasos: a) evaluación de la situación actual; b) formulación de un programa de sinceramiento; c) ejecución legal y fiscal de lo acordado y d) contralor de su cumplimiento en tiempo y forma.

Pero, además, el Consejo deberá programar el “día después”, esto es, el devenir patrimonial y fiscal de la empresa y de los familiares con posterioridad al sinceramiento.

Ello requiere un ejercicio de planificación patrimonial y sucesoria en el cuál se destaca, como herramienta de gran utilidad, la constitución de un “fideicomiso de planificación familiar”.

A ese fideicomiso los fundadores (fiduciantes) pueden aportar todas las acciones o cuotas de la empresa para su administración por un “fiduciario” (que podrá ser familiar), quien ejercerá el derecho de voto en las asambleas nombrando a los directores y resolviendo sobre balances y resultados bajo las instrucciones que surjan del “protocolo familiar”, abonará los dividendos a los padres mientras vivan y después a sus hijos (beneficiarios), y al final del fideicomiso (30 años o más si hay beneficiarios con discapacidad) entregará las acciones a los hijos (fideicomisarios) conforme las instrucciones recibidas y sin que tales acciones formen parte del proceso sucesorio de los padres.

La circunstancia de que el sinceramiento fiscal tenga como fecha de vencimiento el 31 de marzo de 2017 debería actuar como un disparador de este proceso a cargo del Consejo de Familia, el que debería comenzarse de inmediato.

 

[1] Por Eduardo M. Favier Dubois, Presidente del Instituto Argentino de la Empresa Familiar (IADEF). www.iadef.org

Blanqueo y ordenamiento de bienes en la empresa familiar

septiembre 29, 2016Prensa0

BLANQUEO Y ORDENAMIENTO DE BIENES EN LA EMPRESA FAMILIAR[1]

Para las empresas familiares, el sinceramiento fiscal (blanqueo) de la ley 27.260 brinda diversas oportunidades hacia su profesionalización entre las que se cuenta la posibilidad de separar activos, fondos y bienes que figuran a nombre de la empresa pero que, en rigor, son de los integrantes de la familia.

Al respecto, la ley no solo permite “declarar” bienes que figuran a nombre del contribuyente, sino también otros bienes que, siendo del contribuyente figuran a nombre de terceros (testaferros), sean estos familiares o sociedades (art. 38), inclusive del exterior (art. 39).

En consecuencia se abren para las empresas familiares las siguientes oportunidades:

1.-Separar formalmente de los bienes de la empresa (inmuebles y rodados) afectados a la explotación, los bienes de los socios afectados a su uso y disposición personal. Es el caso de inmuebles donados por los padres a los hijos que, por motivos fiscales, se pusieron a nombre de la sociedad. A tal efecto la ley autoriza la transferencia desde el testaferro (sociedad familiar) hacia el contribuyente que es el verdadero dueño (integrante de la familia), en operaciones libres de impuestos, incluyendo el de la transferencia gratuita de bienes.

2.-Incorporar al balance eventuales “activos extracontables”, sobre todo en materia de aportes o retiros periódicos de los socios para sufragar gastos empresariales o familiares que no se suelen contabilizar, permitiendo una gestión unitaria y confiable de todo el patrimonio y la clarificación de las cuentas particulares.

3.-Transparentar y ordenar los depósitos de moneda extranjera en cajas de seguridad, las inversiones de los fondos superavitarios y los inmuebles de recreación pertenecientes a los familiares ubicados en el país y en el exterior, organizando un “Family Office”.

Adicionalmente, y dada la derogación del impuesto al reparto de las utilidades de sociedades cerradas (art. 75), la empresa familiar puede volver a repartir dividendos como forma de compensar a sus propietarios y evitar conflictos entre los familiares que trabajan y los no trabajan en la empresa.

[1] Por Eduardo M. Favier Dubois, Presidente del Instituto Argentino de la Empresa Familiar (IADEF). www.iadef.org

Los “Testaferros” Frente a la Ley 27.260 de Sinceramiento Fiscal (“Blanqueo”)

septiembre 2, 2016Contratos, Sociedades25
Por Eduardo M. Favier Dubois (h)(1), especial para La Ley

Los “Testaferros” Frente a la Ley 27.260 de Sinceramiento Fiscal (“Blanqueo”): Condiciones legales y Oportunidades.

1.-LOS “TESTAFERROS”.

Desde que existe una sociedad humana organizada con cierta complejidad se ha acudido al auxilio de “testaferros”, “prestanombres” u “hombres de paja” (“homme de paille”), para encubrir la titularidad de bienes o el ejercicio de actividades por parte de sujetos que por diversos motivos, lícitos o ilícitos, no desean que se conozcan(2). Nuestro derogado Código de Comercio, cuando en su art. 1º definía a los comerciantes como aquellos que “ejercen por cuenta propia actos de comercio”, ya permitía diferenciar al comerciante verdadero del comerciante aparente o “testaferro” (3).
El empleo de un “testaferro” es de uso frecuente en nuestro medio(4) y, sin duda, brinda beneficios al verdadero dueño o “principal” por vía del anonimato y, generalmente, también representa para el testaferro una fuente de ingresos por el solo hecho de figurar como dueño. Sin embargo, se trata de un recurso que posee sus propios riesgos y costos. Seguir leyendo →

Pro-Bonus

Apadea
Luchemos por la vida WCCES

Vías de Contacto