Favier Dubois & Spagnolo

Doce trampas legales para las empresas familiares. Reglas para evitar que aparezca el “licántropo”.

junio 24, 2014Empresa Familiar0
Por Eduardo M. Favier Dubois (h) y Lucía Spagnolo.-

Las empresas familiares tienen grandes fortalezas y algunas debilidades .

En este trabajo vamos a referirnos solo a las debilidades.

Hay debilidades propias de todas las empresas familiares que resultan de la difícil coexistencia de un “sistema emocional”, como es el familiar, con un “sistema racional”, como es el empresario.

Entonces, las conductas, las decisiones y la “cultura empresarial”, o sea la forma en que se considera “correcto” hacer las cosas día a día, pueden verse influenciadas por lo emocional en perjuicio de lo racional, como pasa por ejemplo en materia de cargos en la empresa, trabajo de familiares y aplicación de los fondos generados por el negocio, lo que con el tiempo genera conflictos.

Ahora bien, en nuestro país, a esas debilidades generales se suma otra debilidad más: es la que deriva del “sistema legal” ya que las normas jurídicas aplicables a la familia, a la empresa y a la propiedad, consideradas en forma aislada y en el modo en que hoy son interpretadas por los tribunales, otorgan al pariente que no comparte las decisiones familiares el poder de destruir valor, tanto en la empresa como en la familia.

A ello se suma un grave aspecto cultural: la tendencia local a transgredir la ley sin mayores reparos que, en materia de empresa familiar, lleva a no cumplir el protocolo cuando éste existe .

O sea que el “sistema legal” argentino, alimentado por la cultura generalizadas del incumplimiento y unido a alguna circunstancia fáctica determinada, tiene la aptitud de convertir al familiar sanguíneo o político: hijo, sobrino, nieto, yerno, nuera, primo, tía, etc., en verdadero “licántropo” u “hombre lobo”.

Vale decir en una persona de apariencia normal (un familiar o tercero vinculado) que, bajo ciertas circunstancias externas (heredero, accionista, empleado, vendedor, acreedor, etc.) y en situación de conflicto, se transforma y adquiere un enorme poder de destrucción (conferido por la ley).

Con tal alcance hacemos referencia a la existencia de “trampas legales” para las empresas familiares, o sea a ciertas normas legales que, acompañadas de una determinada situación fáctica producida en la empresa, en la familia o en la propiedad y en situación de conflicto, tienen el poder de crear un “licántropo” destructor de valor.

En este trabajo, y como aporte a la búsqueda de soluciones, ofrecemos un panorama de al menos doce trampas legales, no solo para las empresas familiares sin acuerdo sino, inclusive, para aquellas que ya han realizado un trabajo interno de acuerdo sobre familia, empresa y propiedad, incluyendo a las que tienen ya formalizado un “protocolo de empresa familiar”, a los efectos de procurar que tales trampas sean visualizadas y, en lo posible, evitadas.

También en este trabajo, y a los mismos fines de concientización de la familia empresaria y de sus asesores, se hace referencia a concretas herramientas legales que posibilitan evitar caer en las trampas o, en su caso, permiten eliminar o limitar sus efectos de modo que su ocurrencia no afecte la continuación de la empresa familiar.

 Trabajo en PDF:  Descargar

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través de laRSS feed. Usted puede dejar una respuesta, o trackbackdesde tu propio sitio.

Tagged ,

Trabajos Relacionados:

Deja un comentario

Pro-Bonus

Apadea
Luchemos por la vida WCCES

Vías de Contacto
A %d blogueros les gusta esto: